La tasa anual de inflación del Reino Unido ha bajado en mayo hasta colocarse en un 2,5 por ciento, su nivel más bajo desde octubre de 2006. Ha bajado gracias a una moderación del precio de la energía. En abril, la tasa ascendía al 2,8 por ciento.