El Índice de Precios de Consumo (IPC) de la eurozona se situó en septiembre en el -0,3% en tasa interanual, por lo que los precios caen una décima más que en agosto (-0,2%), según datos preliminares proporcionados hoy por la oficina comunitaria de estadística, Eurostat.
Según esta cifra, el diferencial de España con la zona euro se situaría en siete décimas, ya que según avanzó el Instituto Nacional de Estadística (INE), el IPC adelantado situó su tasa anual en el -1%.

En los últimos dos años, la estimación preliminar de Eurostat, elaborada con los datos provisionales de los países miembros y con las previsiones sobre la evolución de los precios de la energía, coincidió en 18 veces con el dato final de inflación, mientras que difirió en una décima en seis ocasiones.

El dato definitivo de la inflación de agosto de la eurozona se publicará el próximo 15 de octubre.