La confianza entre los analistas financieros y los inversores institucionales alemanes se deterioró en mayo por los persistentes elevados riesgos inflacionistas y la fortaleza del euro, ha indicado el centro de investigación económico ZEW. El índice de expectativas económicas ZEW descendió a -41,1 puntos en mayo, frente a -40,7 puntos en abril. Esa cifra es inferior a las previsiones de los economistas de -37,0 puntos y al promedio histórico de 29,6 puntos.
"Las presiones inflacionistas siguen elevadas. Esto debería afectar negativamente al consumo privado en Alemania", señaló el ZEW. Pero los participantes en la encuesta ofrecieron una valoración mas favorable de las actuales condiciones económicas y el indicador subió a 38,6 puntos en mayo frente a 33,2 puntos en abril. El dato del ZEW señala que la actividad económica se está debilitando tras la inesperada fortaleza del primer trimestre, cuando el producto interior bruto de Alemania aumentó un 1,5% con respecto al último trimestre de 2007, en términos ajustados al calendario.