El impago de la tasa de financiación de televisión española impuesta a los operadores de telecomunicaciones podría suponer para los infractores la "suspensión de la actividad" y la suspensión "del título administrativo" correspondiente, según pone de manifiesto el borrador del anteproyecto remitido hoy a la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT). Según dicho documento, al que tuvo acceso Europa Press, las aportaciones del Estado a los presupuestos de RTVE aumentarán este año hasta un máximo de 165 millones de euros, compensando el efecto de la supresión de la publicidad en el ente público. El canon, que supondría a las operadoras el pago de un 0,9% de sus ingresos medios anuales, ha provocado el rechazó unánime de las compañías del sector y del propio presidente de la CMT, Reinaldo Rodríguez, quien antes de que se aprobara la medida por el Consejo de Ministros mostró su desacuerdo, indicando que la iniciativa era "poco coherente".