Muy pocas compañías de nuestro Ibex quedan por dar a conocer sus resultados del pasado ejercicio. A saber, Acciona, Ebro Foods, FCC, OHL, Sacyr y Técnicas Reunidas.

Pero con lo conocido hasta el momento ya podemos asegurar que el pasado 2010 fue un gran año para estas empresas que integran el Ibex35. Repasemos por encima los datos de las cinco grandes. Telefónica (empresa constituída en 1924) obtuvo el pasado año un beneficio neto de 10,167 millones de euros (el mayor de su historia), lo que representa un incremento del 30.76% respecto a los beneficios de 2009.

Iberdrola (que tuvo su origen a comienzos del s.XX, fruto de la iniciativa de varios empresarios bilbaínos) también alcanzó el año pasado los mejores resultados de su historia, en concreto, obtuvo unos beneficios netos de 2,870 millones de euros, lo que representa un 1.65% más que los obtenidos en el ejercicio anterior. Repsol (1987) obtuvo en 2010 un beneficio neto de 4,693 millones de euros, tres veces más que los 1,559 millones de euros alcanzados en el ejercicio anterior.

Respecto al sector financiero, las mayores dotaciones a las provisiones y la bajada de ingresos que tanto dañaron los balances de nuestros bancos, afectaron más al Santander que al BBVA. El primero, redujo en un 8.52% los beneficios obtenidos en 2009, y cerró 2010 con unos beneficios netos de 8,181 millones de euros (frente a los 8,943 millones alcanzados en el año anterior). Por el contrario, el BBVA mejoró en un 9.41% los beneficios obtenidos en 2009, pues a lo largo del ejercicio pasado sus beneficios ascendieron a 4,606 millones de euros.

Si consideramos que el índice bursátil de un país recoge las perspectivas que generan sus empresas más representativas entre los inversores, muchos estaremos de acuerdo al afirmar que si nuestras principales compañías obtienen semejantes beneficios, entre otros motivos, se debe a que nuestros empresarios, llevan ya varios años buscando oportunidades lejos de nuestras fronteras. Veamos algunos ejemplos. A finales del pasado mes de septiembre, Telefónica realizó el primer pago de los 7,500 millones de euros que se ha comprometido a pagar con el fin de convertirse en el mayor accionista de VIVO (hablamos del mayor operador de telefonía móvil de Brasil).

Iberdrola sigue ejerciendo influencia tanto en el Reino Unido como en EEUU (donde la demanda eléctrica se mantiene estable: +0.1% y -1.9% respectivamente). A esto hay que añadir la adquisición de la empresa brasileña Elektro. Respecto a la petrolera, el incremento de los beneficios se debió a la buena marcha de todos los negocios, y en concreto, a los resultados de la ampliación de capital de Repsol Brasil, suscrita en su totalidad por el grupo chino Sinopec.

En resumen, España sigue siendo un país donde el debate económico se centra en la velocidad más conveniente en nuestras carreteras, en si se debe o no permitir fumar en los bares y en si los directivos de una Caja de Ahorros que ha recibido ayudas del Frob (=contribuyentes) deben o no repartirse varios millones de euros en concepto de bonus y como premio a la gran labor realizada. Vivimos en un país donde aún se cuestiona que la energía nuclear sea la más eficiente, donde se eliminan canales informativos para sustituirlos por el gran hermano y donde un colectivo de 2,400 profesionales es capaz de aislarnos durante dos días del resto del mundo.

Por fortuna, nuestros empresarios, buscan las oportunidades fuera y gracias a eso los inversores siguen comprando acciones de las empresas que integran el Ibex, o selectivo español.

twitter: @migfreijo