La apertura al alza de Wall Street –donde cotizan positivamente las noticias empresariales- quitó peso a la caída europea y el Ibex, que durante la jornada llegó a perder el nivel de los 14.800 puntos, logró cerrar la sesión con una caída del 0,59% hasta los 14.805 puntos. Tono negativo en una sesión marcada por el reparto de más de 3.000 millones de euros en dividendos y en la que BME debuta en el Ibex 35 con un recorte del 1,27%. En el lado opuesto, Gamesa lideró los avances con una subida del 2,59%, mientras que Endesa repuntó un 0,33% ante la pronta resolución de la opa de Acciona y Enel sobre ella. Números rojos en las demás plazas europeas aunque con recortes menores a los registrados en España. En el resto de mercados, el petróleo se mantuvo por encima de los 71 dólares mientras que el euro volvió a cotizar a 1,36 dólares, un nivel que no veía desde mayo de este año.
El Ibex “salvó” la jornada por encima de los 14.800 puntos y aunque cedió al cierre un 0,58% logró cerrar en los 14.805 puntos, presionado al alza por el buen hacer de Repsol (2,39%), Gamesa (2,59%) y FENOSA (0,44%) -que hoy abonaba un dividendo de 0,640 euros por acción- aunque con Santander (-0,37%), Telefónica (-0,24%) y BBVA (-0,38%) en la parte baja de la tabla. “Sesión la de hoy marcada por las subidas del pasado jueves y viernes y donde se ha materializado una ligera recogida de beneficios atenuada tras la apertura al alza de Wall Street”, explica Julián Coca, analista de Renta Variable de Inversis Banco que añade, “el mercado americano ha sido quien ha dado el verdadero soporte al Ibex. A las cuatro de la tarde –cuando se conoció el ISM manufacturero, el selectivo español subió un 0,2%”.