Los bancos han vuelto a convertirse en un lastre para el selectivo español que ha cerrado la sesión con descensos del 0,33% con Popular, de nuevo, como peor valor de la jornada al dejarse un 3,63%. En la semana, el índice ha retrocedido un 1,93%

El Ibex 35 ha cerrado en 10,326 puntos, con Grifols como mejor valor de la sesión, al apuntarse un 1,30%, seguido por Inditex, que ha logrado apreciarse un 1,27%. Por el contrario, tras Popular, Sabadell ha sido el otro gran perdedor de la sesión, con un descenso del 1,37%. Entre los grandes, Santander ha caído un 1,37, BBVA se ha dejado un 1,35 y Telefónica ha cerrado con caídas del 0,87%

Como explica Cárpatos en su sección “la verdad es que con tantos días por delante de fiesta los operadores han preferido no arriesgar ante los numerosos riesgos políticos que hay”.

Apunta el analista que “la caída de hoy ha estado dominada por el sector bancario, al que no le ha gustado nada las declaraciones de ayer de Donald Trump, que decía que prefiere tipos bajos y un dólar débil y esto ha arrastrado los bancos de todas las bolsas”.

El Banco Popular ha cerrado con descensos del 3,63% con una capitalización prácticamente equivalente a los 2.500 millones de dólares que captó durante la última ampliación de capital. En la semana, la entidad que preside Emilio Saracho cede un 25% que provocan una caída del 33% en el conjunto del ejercicio.

Los fuertes descensos se han producido después de que el pasado lunes el presidente de la entidad apuntase que el futuro del Popular dependía de una nueva ampliación de capital o una venta a otra entidad. Aunque todavía no hay detalles, la prensa explica que la ampliación se haría entre institucionales, a precio de derribo y probablemente en el último trimestre del año.

Por otro lado, hay medios que aseguran que Popular ya habría recibido algunas ofertas de compra por parte de entidades españolas entre las que podría encontrarse el propio BBVA.

En una jornada de festividad como la de hoy, con la perspectiva de que los mercados estarán cerrados durante cuatro días, los inversores han optado por las ventas  sobre todo en Europa.

Estados Unidos ha logrado recortar las pérdidas y entrar a ratos en positivo gracias a  los resultados de JP Morgan y Citigroup, que han batido las previsiones de los expertos. JP Morgan ha ganado 6.540 millones de dólares y Citigroup 3.900. Por su parte, Wells Fargo, que también se ha enfrentado hoy a los resultados trimestrales no solo no ha logrado mejorar las previsiones de los expertos, sino que Berskshire Hathaway, la firma que dirige Warren Buffett ha decidido retirar la petición de autorización a la FED para aumentar su participación por encima del 10%.