La renta variable española comienza el día en positivo. El Ibex 35 suma un 0,4 por ciento y roza los 15.900 puntos en el día en el que se deciden los cambios en su composición. Los inversores además amanecen expectantes, con la mirada puesta en la reunión de la Reserva Federal de EE.UU, de la que se espera que salga un recorte de tipos de 25 puntos básicos. Compás de espera también en el resto de plazas europeas, mientras el cambio euro-dólar se coloca en las 1,4713 unidades. Los rumores de OPA por parte de Prisa disparan la cotización de Sogecable.
La cita con la FED marcará el devenir de una sesión en la que los inversores verán cómo la cautela dicta la pauta, pese a contar con algunos indicadores macro a considerar, caso del índice ZEW de expectativas y de condiciones económicas en Alemania. El mercado descuenta un recorte de tipos de 25 puntos básicos, con la intención de que sirva de balón de oxigeno para el crecimiento de la economía estadounidense. Entre tanto, el sector bancario sigue también en el centro de todas las miradas, después de que se recogiese con subidas la entrada de nuevo capital en UBS, azotado por la crisis subprime. Así tanto el Santander como el BBVA suben en torno al 0,4 por ciento, aunque el protagonista del día es Sogecable, disparado en medio de rumores de OPA por parte de Prisa, que ha venido aumentando su participación en la compañía en las últimas semanas. Sube un 5,33 por ciento. Con repuntes abultados se mueve también Gamesa, del 1,23 por ciento. Es su reacción a la decisión de ING de iniciar su cobertura sobre el valor con una recomendación de comprar y un precio objetivo de 40 euros. Mientras, Indra repunta un 1,17 por ciento. En el lado negativo, encabeza los retrocesos Endesa, al ceder un 1,03 por ciento, seguida de valores como REE o Antena 3. Ésta última es la principal candidata a salir del Ibex 35 en la revisión de esta tarde y con efectos en el mes de enero y se deja un 0,3 por ciento. Entre los pesos pesados, al margen de los dos grandes bancos Telefónica sube un 0,26 por ciento, mientras que la petrolera Repsol cede un 0,2 por ciento.