Los inversores despiden la primera sesión de la semana con miedo y temerosos de que la crisis de crédito e hipotecaria de EEUU, que tambaleó los mercados durante sesiones pasadas, siga patente y haga perder lo que con esfuerzo hemos logrado. Aún así, el Ibex 35 termina en los 15.825,90 puntos, después de recuperar un tímido 0,01% y se desmarca del resto de plazas bursátiles de nuestro entorno que sucumbieron a los números rojos. El fantasma despertado por Citigroup penaliza en particular al sector financiero con el Santander(-1,16%) a la cabeza. No obstante, el BBVA(+0,47%) y el Banco Sabadell(0,14%) esquivaron las pérdidas, al igual que el sector energético que ha servido de refugio para unos inversores que han optado por la prudencia, en una jornada en la que el crudo relajó su cotización ante la previsión de una menor demanda por una ralentización en la economía estadounidense. Mientras, la moneda única, el euro, se cambia por 1,4470 dólares.