El selectivo de la bolsa española ha perdido los 14.100 puntos. La tranquilidad que han dejado los bancos centrales, tras el mantenimiento de los tipos de interés y las inyecciones de liquidez, no convence a los inversores. Los miedos y el desconocimiento sobre el impacto de la crisis crediticia lleva a bancos y constructoras a los primeros puestos de los números rojos y marca un nuevo límite para el Ibex: los 14.000 puntos.
A pesar de que los mercados se han tranquilizado por las inyecciones de liquidez y el mantenimiento de los tipos de interés, el miedo continúa. Es por ello que “la atención está puesta en las referencias macroeconómicas” asegura Ana Rafels, analista de Bolsacash. Referencias que tienen su expresión en el Índice de Producción Industrial español que sube un 4% en julio y un 1.3% interanual así como el superávit comercial de Alemania, que ha alcanzado los 17.900 millones de euros en julio.