No hay dos sin tres… Dice el refrán. Bueno, en bolsa sí hubo dos sin tres. Tuvimos dos semanas de recuperación en el selectivo español pero esta semana terminó con pérdidas, y de qué calibre. El Ibex 35 acabó su tercera peor semana del año (-4,1%) con un recorte en la sesión del viernes del 1,7%, contagiado por un mal tono en la apertura de la sesión neoyorquina. En EEUU, General Electric y sus decepcionantes resultados –sufrieron un retroceso del 6%- y en el parqué español Telefónica (-2,84%) que se convirtió en el farolillo rojo de la tabla, se unieron y arrastraron al selectivo a teñirse de un rojo intenso. Una semana en la que el BCE se mantuvo en su férrea postura de no recortar los tipos de interés y priorizar el control de la inflación. Los expertos consultados por Estrategias de Inversión abogan en general, una vez más, por la cautela y por invertir en los blue chips.
El Ibex 35 perdió el soporte de los 13.300 puntos ydejó lejos el nivel de los 14.000 que casi alcanzó el pasado lunes, y los aires de optimismo que apuntaban aunque con cautela algunos expertos se desinflaron. Jesús de Blas, analista de Crédit Agricole Mercagentes ya lo decía al comienzo de la semana, “es arriesgo hablar de cambio de tendencia” porque “hemos subido mucho desde que rompimos los 13.650 puntos” pero “los problemas no desaparecen de la noche a la mañana”. En la misma línea se expresó Alberto Espelosín, director de análisis de Ibercaja Gestión al prever que el selectivo estaría en “un rango lateral bajista”. Cerramos una semana en la que, una vez más, los inversores pusieron su atención en las palabras del presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, para desencantarse rápidamente. Nada nuevo bajo el sol en las palabras del mandatario, y así lo manifestó Javier Galán, gestor de Renta 4 “ha dicho más de lo mismo sobre la inflación y, la necesidad de anclarla para conseguir que el crecimiento sea sostenido”. Por tanto el BCE continúa sin intención de efectuar, por el momento, recortes en el precio del dinero. Sí lo hizo el Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra que decidió rebajar los tipos de interés en un cuarto de punto, hasta el 5% para hacer frente a la desaceleración económica provocada por la crisis de los mercados financieros. Estos cinco días nos trajeron además un goteo incesante de previsiones negativas en el ámbito económico, desde el Fondo Monetario Internacional hasta el Servicio de Estudios del BBVA. Todos mantienen que los tiempos de vacas flacas no han terminado y que todavía nos queda apretarnos más el cinturón. Desde el FMI se recortaron las previsiones de crecimiento para nuestro país hasta el 1,8% en este año, seis décimas menos que en su estimación anterior. Para los analistas de BBVA, "lo peor" de la crisis financiera internacional ya pasó, aunque insistieron en que es necesaria la prudencia porque las incertidumbres continúan siendo "muy grandes". En nuestro país el Gobierno anunció que tomará cartas en el asunto de las turbulencias económicas, el Presidente del Ejecutivo reconoció que hay un "acusado ajuste" en el sector de la construcción y que tendrá efectos para el empleo, por lo que enumeró las medidas que el Ejecutivo pondrá en marcha, como mejores coberturas por desempleo. Y es que la realidad no da tregua, la tasa de inflación anual continuó en marzo la senda alcista que comenzó el pasado verano y se situó en el 4,5% en marzo, la más alta desde julio de 1995, tras aumentar los precios el 0,9% el pasado mes, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Aunque para Gonzalo Cantarela, director de GC Gestión Privada “el dato de IPC no tiene mayor impacto que lo que aporta al conjunto de la Unión Europea”. Una semana más el sector bancario centró las miradas de los inversores, y hasta que la situación no se tranquilice los expertos establecen que va a seguir siendo así. Con la sombra de la crisis subprime que es alargada sobrevolando los parqués y con un dato estimativo del coste de la crisis sobre la mesa: un billón de euros podría costarles a las entidades financieras, según el FMI. Los analistas reiteran la necesidad de tener cautela, Ana Rafaels, analista de Bolsacash explica que “lo ocurrido en Alemania con el WeserBank podría repetirse(…) y aún no conocemos las verdaderas consecuencias de la crisis subprime”. Protagonistas de la semanaSacyr Vallehermoso La compañía anunció que obtendrá una plusvalía de 31 millones de euros por la venta a un grupo de inversores franceses de las 31 millones de acciones que tiene en Eiffage (33,32% del total), una vez que se ejecute el pacto de venta que alcanzaron ambas empresas. La empresa que preside Luis de Rivero cobrará 63 euros por acción y un total de 1.955 millones de euros. De este modo cancelará los 1.713 millones de euros de la deuda que adquirió cuando compró las acciones de la francesa. Para Diego Herrero, subdirector de inversiones de Gestifonsa, la venta es muy positiva por un doble motivo: se quita un “peso” de encima con una participación que ha sido muy problemática para la empresa española, además de ganar en liquidez. Esto último es fundamental por cuanto puede respirar en un momento de quiebras en el sector y de problemas para refinanciar deudas. Además, este experto, llama la atención sobre un punto: también es una gran noticia para Repsol porque Sacyr está ahora más saneado y es su principal accionista. En esta misma línea se expresó Javier Barrio, Director de Clientes españoles de BPI, para él hay que fijarse en las noticias de Sacyr Vallehermoso pues ve positiva la posible entrada de la constructora en el capital de Repsol, después de la salida del capital de Eiffage. Aunque la acción está plana “las informaciones son positivas dadas las perspectivas con las que cuenta el sector petrolero”. La constructora fue protagonista de la semana en una doble vertiente, ya que Itínere, su filial de concesiones protagonizará el próximo día 30 de este mes lo que será la primera OPV del año. La fial reconoció que redujo el tamaño inicialmente previsto para su colocación de acciones en bolsa por las actuales condiciones del mercado. "La operación estaba planteada por un importe mayor", indicó el consejero delegado de la compañía, Javier Pérez Gracia, durante la presentación a analistas de la oferta pública de venta (OPV) y oferta pública de suscripción (OPS) de la compañía. No obstante, aseguró que la colocación permite a Itínere cumplir con los requisitos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (elevar antes de junio hasta al menos el 25% el 'free float' del 1,7% a que dio lugar su fusión con Europistas) y cumplir su objetivo de tener un instrumento más para acceder a los mercados de capitales. En opinión de Boni Aguado, Gestor de carteras de Eurodeal, no es momento ahora de invertir en Sacyr dado el comportamiento de su filial, en opinión de este experto la constructora se verá afectada, precisamente por el hecho de que tenga que rebajar el precio de salida de las nuevas acciones de Itínere, “lo que traería consigo menores ingresos de lo previsto”. Y es que Sayr -que tras la operación mantendría al menos un 58,98 por ciento de las acciones del grupo- podría ingresar entre 719 y 886 millones de euros que se destinarían a reducir una deuda que ronda los 20.000 millones de euros. Antes de su ampliación de capital, los títulos de Itínere han perdido un 35,60% de su valor en lo que va de año. La oferta se instrumentará mediante una ampliación de capital pública (OPS) de 88,2 millones de acciones nuevas y una oferta pública de 150 millones de acciones ya emitidas. La empresa y sus coordinadores globales han fijado una banda de precios orientativa y no vinculante de entre 4,14 y 5,10 euros por acción, que suponen valorar la compañía entre 3.369 y 4.150 millones de euros tras la ampliación de capital. Precisamente Itínere es uno de los valores en los que fija su atención Javier Galán, gestor de renta variable de renta 4, explica que la compañía se va a valorar en un rango de entre 3.000 y 3.700 millones para salir a bolsa “lo que se barajaba es que lo hiciera entre 4.500 y 7.000 millones, lo que está claramente por debajo de las expectativas”. Aunque añade que “cuando te pones a comparar ratios –y se refiere a Cintra o a Abertis- sale bastante más barata de lo que esperábamos”. Iberdrola La semana comenzó fuerte para la eléctrica vasca, Iberdrola pidió al Juzgado Mercantil número 2 de Bilbao la ejecución forzosa de las medidas cautelares impuestas a la francesa EDF, que obligaban a ésta a insertar anuncios aclarando sus intenciones sobre la eléctrica española, en una serie de diarios nacionales e internacionales. En otro frente, en el de sus filiales, Iberdrola también fue la protagonista y es que el supervisor de la electricidad y el gas del Reino Unido, Ofgem, anunció que está investigando a Scottish Power, filial de Iberdrola, y Scottish and Southern Energy (SEE) por posible posición dominante en el mercado de la generación eléctrica. Precisamente fue por esta filial por la que la vasca incrementó su producción eléctrica en el primer trimestre se incrementó un 43% a 35.822 gigavatios hora, favorecida por la adquisición de Scottish Power el año pasado y un rápido aumento de la generación por combustión de carbón. Además la compañía terminó la semana saliendo al paso de los rumores que apuntaban a un posible acuerdo de fusión con Gas Natural. La eléctrica afirmó este viernes que, actualmente, la compañía está centrada en el desarrollo de su plan estratégico y ha negado cualquier tipo de acuerdo o negociación con terceros. Y para rizar más el rizo y por informaciones publicadas en prensa, también saltó a la palestra La Caixa. La caja de ahorros española desmintió una información de prensa según la cual está dispuesta a comprar la participación del 12% de Iberdrola que posee actualmente Actividades de Construcción y Servicios (ACS), para facilitar una operación de miles de millones de euros en el sector energético español. El diario La Razón informó de que La Caixa y la petrolera Repsol YPF SA (REP) están estudiando un acuerdo con ACS como paso previo a una fusión entre Iberdrola -la mayor eléctrica de España por valor de mercado- y el distribuidor de gas natural Gas Natural, controlado por La Caixa y Repsol. Al calor de la rumorología, Gonzalo Cantarela se interesa por el sector, aunque con las cifras muy claras: Para tomar posiciones ajusta los 9,75 euros con stop en los 9,50 euros mientras que las posiciones cortas se podrían tomar por debajo de los 9-8.80 euros. Javier Barrio se fija en el valor en los 9,40 euros, para este experto la posibilidad de que RWE se lleve el gato al agua con British Energy y deje fuera a EDF “podría reavivar de nuevo las especulaciones de la francesa sobre la eléctrica española”. Por lo tanto a este nivel “podríamos tomar posiciones”, finaliza. Diego Herrero considera que Iberdrola “está barata tras las últimas caídas” y José Manuel Ollero, director de análisis de Noesis, apunta que Iberdrola “por encima del soporte de los 10,10 euros” es una buena opción. Sin embargo para Jesús de Blas, analista de Crédit Agricole Mercagentes el valor de la eléctrica “ya se movió en su momento al calor de rumores corporativos y estuvo de espaldas a los recortes que experimentaba el mercado(…). Ahora que el mercado se recupera –prosigue- el dinero que quiere entrar en bolsa prefiere otros valores más castigados”. Banesto El banco presidido por Ana Patricia Botín inauguró esta semana la temporada de presentación de resultados trimestrales financieros en nuestro país. Banesto obtuvo un beneficio neto atribuido de 217,6 millones de euros en el primer trimestre de 2008, lo que representa un incremento del 16,1% en comparación con los 187,4 millones ganados en idéntico periodo de 2007. El incremento del 15,9% del negocio crediticio, aún dinámico pese a la generalizada desaceleración que notan casi todas las entidades, y el aumento del 8,2% de los recursos gestionados de clientes son algunas de las razones que explican estos resultados, superiores a los previstos por los analistas. El director financiero del banco, Juan Delibes dijo además que la situación de liquidez del banco es incluso más cómoda en 2009 frente a 2008, ya que los compromisos de vencimiento de deuda estarán entre 2.000-3.000 millones de euros frente a los 4.700 de este año. La valoración de José Manuel Ollero de estos resultados se centró en “ver cómo se lo ha tomado el mercado”. La compañía, advirtió Ollero “presenta un sesgo alcista y lo más probable será asistir a mayores subidas”. Este escenario se pondría en entredicho “si el valor pierde los mínimos del pasado 31 de marzo en los 11,80 euros, que además es una antigua resistencia”. En este caso, este experto de Noesis “desharía todas las posiciones” aunque ve más probable “ver subidas que lleven a la compañía a los 13.50 euros”. Para Diego Herrero las cuentas de Banesto son buenas, resta importancia al repunte de la morosidad que se observa –del 0,42 al 0,59 por ciento-. Entiende que se trata de cotas razonables en medio de “una situación de pánico a que no haya liquidez y de problemas de las familias para consumir”. Herrero cree que la tónica general este año será ver ligero repuntes en los ratios de morosidad del sector bancario. Recomendaciones Como ya viene siendo habitual, las recomendaciones de los expertos giran entorno a los pesos pesados del Ibex 35, aunque luego cada uno tenga su particular visión de algunos valores. Telefónica es esta semana una de las reinas de la fiesta en cuanto a las opiniones de los analistas, Celine Giffard de Selftrade apuesta por las matildes, Gonzalo Cantarela es de la misma opinión aunque matiza que Telefónica “ha mostrado una solidez que había olvidado y mientras no pierda los 18,80 euros – en el que rompía el canal bajista desde enero- podemos seguir metidos en la compañía”. Boni Aguado se sube al mismo carro, para él Telefónica es una buena opción en este momento, tras los últimos descensos. Considera que “tendrá unos buenos resultados en el primer trimestre” y destaca que “cada vez premia más al accionista”. La mayoría de los expertos recomendaron el valor, también Diego Herrero para quien aunque no se comportó de forma muy lógica en la última caída, la compañía “lo debería hacer bien”. Guillermo Escribano analista de Metagestión por su parte ve a las matildes como valores defensivos y recomienda igualmente invertir en ellas. Ojo también, según algunos analistas, al sector energético: Alberto Espelosín mantiene que hay que prestar atención a Gas Natural, de la mano de Iberdrola y “conforme se vaya vislumbrando que hay una operación, habría que estar en este tipo de compañías”, concluye. Para Guillermo Escribano la baza en este sector sería Enagás, al igual que para Celine Gifrard y Gonzalo Cantarela quien mantiene que “lo ha hecho muy mal en las últimas dos semanas y, que debería recuperar, ya que es un negocio muy visible”. Este analista también fija su mirada en Repsol YPF, “por el encarecimiento del petróleo”. José Manuel Ollero por su parte aboga por Unión Fenosa ”si supera los 43,50 euros” e Iberdrola “por encima del soporte de los 10,10 euros”. En Europa, ve oportunidad en E.On mientras “se mantenga por encima de los 123,20-125 euros”. Pocas recomendaciones esta semana para el sector financiero, Santander y BBVA se llevan alguna sonrisa de los expertos, concretamente la de Celine Giffard. Y poco más… Banesto sería una buena opción para Gonzalo Cantarela y Bankinter para Juan Carlos Costa, director de Kostarof.es. Baile de opiniones en relación a valores con menos peso, Pescanova sería una buena opción después de la reaparición del conocido como “mal de las vacas locas” para Guillermo Escribano “aunque quizás es muy especulativo a medio plazo puede ser una opción interesante”. Confirma que el valor “ha estado cotizando a 40 euros y desde los 34-35 euros actuales” y mantiene que “todavía tiene recorrido”. Antonio Aspas, director de Aspas Inversiones se fija en Acerinox. Señala que es una compañía muy bien gestionada, con un accionariado muy estable y que su control de costes hace de ella un productor de acero muy eficiente. Una semana más, hay de todo como en botica. Apuestas claras para muchos y gustos particulares por algunos valores. Y una semana más también han vuelto a sonar entre los expertos las palabras precaución y cautela. De momento parece que el mercado no está como para echar cohetes.