El grupo Nyesa, resultante de la integración de Inbesós y Nyesa, registró una pérdida neta de 30,77 millones de euros al cierre de los nueve primeros meses del año, frente a los 'números rojos' de 5,9 millones contabilizados un año antes, informó hoy la empresa. El resultado de la compañía se vio afectado por el aumento de los gastos financieros y el incremento de las provisiones.