El Gobierno está dispuesto a aceptar la petición de los sindicatos de ampliar a un año el pago de 420 euros al mes para los parados que hayan perdido el subsidio de desempleo y no limitarse a seis meses, como propuso en el borrador del acuerdo que presentó en junio en la mesa del diálogo social. Además, también se contempla una rebaja "en torno a dos puntos" en las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social, frente al medio punto propuesto en el borrador.