El gobierno británico está dispuesto a apoyar la reestructuración de las operaciones europeas de General Motors Corp. (GM) ahora que la compañía austro-canadiense Magna  está a un paso de adquirir el negocio, indicó el lunes Peter Mandelson, secretario de Estado para el negocio británico. El gobierno alemán eligió el sábado a Magna como el socio preferido para Adam Opel GmbH, la filial alemana de GM, que incluye la filial británica Vauxhall. Ofrecerá 1.500 millones de euros en financiación para que Opel siga operativo hasta que se decidan los detalles de la adquisición de Magna. GM quiere vender GM Europa para reunir efectivo para hacer frente a sus deudas y a la solicitud de bancarrota que se espera presente a lo largo del día. Opel tiene 25.000 trabajadores en Alemania y Vauxhall tiene dos plantas con 5.500 empleados. La oferta de Magna por Opel, que superó la de sus rivales Fiat SpA, tiene el apoyo del fabricante ruso OAO GAZ Group y de la estatal OAO Sberbank. Mandelson explicó que Magna ahora empezará el proceso de diligencia debida sobre Opel y estudiará los planes de reestructuración de las plantas que tiene la compañía en Europa.