El gasto en productos congelados en 2009 superó los 3.500 millones de euros en España, lo que supone un incremento del 1,8% en relación al año anterior, y cada familia consumió una media de 43,8 kilogramos, un 3,9% más. Estas son las principales conclusiones de un estudio de la consultora Kantar Worldpanel que presentaron hoy en la feria Alimentaria de Barcelona el portavoz del Mes del Congelado y director comercial de Frudesa, Diego del Agua, y el director de alimentación de Kantar Worldpanel, Pere Vives. Los datos son más positivos que los del conjunto del sector de la alimentación, cuyo gasto se redujo un 0,3%, mientras que el consumo aumentó un 2,7%, apunta el estudio.