El Fondo Monetario internacional (FMI) anunció hoy reformas con el objetivo de aumentar la flexibilidad y el alcance
de sus préstamos para dar mayor liquidez y ayuda de emergencia a los países miembros.

"Estas reformas permitirán que el Fondo responda mejor a las diversas necesidades de liquidez de los miembros con políticas (económicas) sólidas", indicó un comunicado del FMI. Las reformas están pensadas especialmente para ayudar a países de la Eurozona en problemas.

El FMI quiere poder utilizar sus líneas de crédito para ayudar a países con economías sólidas, pero con necesidades extraordinarias de liquidez, más allá de las situaciones contempladas hasta ahora (conflictos o desastres naturales, por ejemplo).

"Hemos actuado rápidamente y los nuevos instrumentos nos permitirán una respuesta más rápida y eficaz para beneficio de todos los miembros", dijo la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

Una de las reformas sustituye la "línea de crédito preventivo" por una "línea preventiva de liquidez", más flexible, que se puede usar bajo lo que el comunicado describe como "circunstancias más amplias, incluidas una protección contra choques futuros y ventana de liquidez de corto plazo".