El fabricante de automóviles ruso GAZ, propiedad del magnate Oleg Deripaska despedirá a casi 60.000 empleados, a mitad de este año, con lo que reducirá a la mitad su plantilla, informó hoy el diario de negocios "Védomosti". El recorte fue anunciado por directivos del Grupo Gaz la semana pasada durante una reunión con bancos acreedores organizada por el Raiffeisen Bank, informaron al diario dos fuentes que asistieron al encuentro. La plantilla del grupo, que en 2008 integraban 118.000 personas, ya fue reducida hasta 80.000 empleados y para mediados de este año quedará limitada a solo 60.000 trabajadores, señalaron los gerentes de GAZ. Un portavoz oficial del grupo consultado por el periódico no confirmó ni desmintió esas cifras y solo señaló que a los acreedores se les expusieron "varios modelos de evolución de la situación", y otra fuente confirmó los despidos, pero dijo desconocer su magnitud. Un informe de GAZ para los propietarios de sus acciones indica que en 2009 el grupo reducirá el fondo salarial en un 60 por ciento.