El euro subió hoy impulsado por los datos del sector inmobiliario estadounidense, que fueron peores de lo esperado y dejaron entrever que la crisis de esta industria aún no está superada. Hacia las 15.50 horas GMT, la moneda europea cotizaba en el mercado de divisas de Fráncfort a 1,4208 dólares, frente a 1,4157 dólares de ayer por la tarde, mientras el Banco Central Europeo (BCE) fijó hoy su cambio oficial en 1,42 dólares. Un experto del banco alemán HSBC Trinkaus & Burkhardt señaló que el número de permisos de construcción y la cifra de viviendas que se empezaron a edificar en EEUU en septiembre fueron menores de lo previsto, lo que presionó al dólar. En su opinión, estos datos mostraron que la crisis inmobiliaria de EEUU persiste y crearon dudas sobre el desarrollo de la economía de ese país. Los operadores dijeron que, ante la falta de impulsos, los inversores recogieron ganancias a primera hora de la jornada y posteriormente volvieron a comprar euros en una sesión muy tranquila.