Tendencia agotada para el euro ¿sí o no? Tras las palabras de Bernanke, en las que ha puesto fecha al final de las medidas de estímulo (QE2), comienzan las interpretaciones. ¿La más directa? La de las divisas, que siguen elevando al euro a categoría de líder.
Fueron muchas las jornadas en la que el dólar anticipaba que el mandatario de la Reserva Federal iba a poner fin al soporte de la economía estadounidense, el estímulo económico. Junio se mantiene como fecha en la que finalizará el programa de recompra de bonos, por valor de 600.000 millones de dólares. Algo que según el propio Bernanke “es poco probable que tenga un impacto significativo en el mercado”. En Wall Street le valió el apodo de ‘helicóptero Bernanke´ por su, casi cómica, forma de imprimir dinero y ‘tirarlo´ desde arriba para reflotar la economía. Un total cerano al billón de dólares de los famosos programas de recompra de bonos – Quantitative Easing I y II- que convirtieron a la FED en principal acreedor de la deuda estadounidense. Y ¿ahora el QEIII? José Luis Cava, analista independiente reconoce que hay que esperar pues “estamos asistiendo a la recuperación más débil en la historia de Estados Unidos. Estamos viendo que no se recupera el empleo y el crecimiento económico es muy pequeño. Aunque es improbable, no se puede descartar que haya un tercer plan de relajación cuantitativa porque éste no está tirando con la fuerza que debería”. Un hecho al que además se une la decisión de mantener el precio del dinero en niveles cercanos a 0. ¿Principal perjudicado? El dólar.

Y es que las previsiones no invitan al optimismo sobre el billete verde….al menos a corto plazo. Todo lo que sean nuevas medidas de estímulo y mantener el precio del dinero en niveles cercanos a cero, irá en contra de la divisa estadounidense. Y aunque el organismo no ha subido tipos “el mercado seguirá subiéndolos por él, pues los bonos seguirán cayendo y por tanto, su tasa de interés subiendo”, reconoce Eduardo Bolinches, socio director de Bolsacash. José Luis Cava admite que “aunque el suelo de los bonos se está acercando, si el soporte llegase, lo más probable es que entren en un movimiento lateral. Para aquellas inversiones en renta fija, todavía no es momento de alargar el vencimiento de las carteras”. La ventaja ya la ha tomado Jean Claude Trichet, presidente del BCE al subir el precio del dinero en un cuarto de punto – hasta el 1.25%- en lo que fue la primera de varias subidas.

¿Comprar dólares? Por el momento, esperar

A pesar de que Bernanke dejó claro que lo quiera es la fortaleza del dólar a medio plazo – algo que cree que finalmente se producirá- “se ve que están encantados con la actual depreciación del dólar pues cuanto más caiga el billete verde, siempre que no haya presiones inflacionistas evidentes, el comercio exterior se fortalecerá y les permitirá tener el PIB entre el 3-4% previsto”, reconoce Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter.

Aunque los males de Europa todavía son graves “el dólar manifiesta una debilidad muy importante y mientras la divisa europea siga subiendo no tiene resistencia más que sus máximos de 2008, en los 1.51 dólares”, reconoce Marc Ribes, director en España de Activo Trade. Un nivel por el que también aboga Patricia Mata, analista de CMC Markets “pues tras la señal de compra del pasado 23 de febrero que nos dio el par, y la posterior superación de 1.4280 dólares, tenemos rumbo hasta esos 1.51 como siguiente estación de parada”. Niveles que no serán fáciles de conseguir a corto plazo “pues tendremos reacciones del dólar por el camino, sobre todo cuando se haga efectiva la QE3”, reconoce Bolinches. Eso sí, el nivel preocupante llegará si el par toca los 1.60 dólares “pues lastraría toda la recuperación económica llevada a cabo y primeros ‘brotes verdes´ que nos llegaban del otro lado del Atlántico.



El soporte del cambio “está en los 1.4125 dólares, que además coincide con la última gran vela semanal alcista”, reconoce Mata. Eso sí, “una vez pase esta intervención de los Bancos Centrales no descartamos ver al euro-dólar para finales de año incluso en 1.20 unidades”.

Con estas perspectivas está claro que a corto plazo no habría que ir en contra de la divisa comunitaria. La experta de CMC Markets aboga por operar con CFDs de Forex para sacar partido de la tendencia del euro-dólar.

En lo que respecta a los fondos de inversión, hay opiniones que apoyan la promesas del presidente de la FED de ver un dólar fuerte en los próximos meses y se decantan por comenzar a coger posiciones en dólares. Antonio Castilla, director de CGA Patrimonios advierte de que “ya estamos descubriendo las carteras en divisas. En la parte de renta variable americana, que teníamos con euros, ahora la cogeremos en dólares”. Por ello, si es de los que quiere jugar a la próxima revalorización del dólar “invertiríamos en fondos monetarios en dólares que puedan recoger muy bien la tendencia del dólar. Fondos como el SGAM Money Market lo podrían hacer muy bien”, concluye.