El euro abrió a la baja y en los primeros compases de negociación del mercado de divisas de Fráncfort se cambiaba a 1,483 dólares, frente a los 1,4999 dólares dólares de la jornada anterior.