El consejero especial del presidente Nicolas Sarkozy, Henri Guaino, admitió hoy que Francia se encuentra "casi en recesión" y que frente a la crisis financiera mundial y las malas cifras del paro del mes de agosto, la pregunta que cabe hacerse es si esta situación se agravará o se prolongará. En cualquier caso, Guaino sostiene que el Estado "está dispuesto a todo" y no descartó que Sarkozy adopte medidas para relanzar la economía gala. "Si hace falta tomar medidas, se tomarán", aseguró el consejero presidencial en una entrevista en France 2. "El presupuesto no es inmutable", señaló. Guaino también animó a los franceses a "mantener la sangre fría" y recordó las palabras pronunciadas la semana pasada por el propio Sarkozy garantizando a sus conciudadanos que nadie perderá un sólo euro en el caso de que un banco o una entidad aseguradora no pueda hacer frente a sus compromisos.