Wall Street ha abierto sus puertas en negativo. Tras los repuntes de la última sesión, que impulsaron al Dow Jones por encima de los 14.000 puntos, este viernes los decepcionantes resultados corporativos de compañías como Caterpillar y Google llevan a los inversores a decantarse por las ventas. El Dow Jones ha abierto con una bajada del 0,4 por ciento, hasta los 13.944 puntos, el S&P 500 cedía un 0,21 por ciento hasta los 1.549 puntos. El tecnológico Nasdaq Composite ha comenzado la sesión con una caída del 0,42 por ciento hasta los 2.708 puntos.