El optimismo respecto a la economía mundial incrementó el apetito por el riesgo y originaba descensos para el dólar en Europa el jueves. Sin embargo, los analistas advertían de que este tono más positivo podría desaparecer pronto si la reunión de líderes del Grupo de 20 países industrializados y emergentes en Londres no culmina con iniciativas sólidas. El apoyo al euro, que se ha beneficiado del mayor apetito por el riesgo, podría también acabar si el Banco Central Europeo no baja los tipos de interés 50 puntos básicos y dedice algún tipo de expansión cuantitiva, como muchos esperan. Aunque hay indicios de que en la cumbre del G20 Francia y Alemania seguirán oponiéndose a las propuestas de Estados Unidos sobre un mayor gasto mundial, los mercados mantienen el relativo optimismo. Por otra parte, el franco suizo caía después de que el Banco Nacional Suizo advirtiera nuevamente sobre el riesgo de intervención. El vicepresidente del banco central suizo, Philipp Hildebrand, dijo que la revalorización del franco conlleva el riesgo de deflación. "Debe evitarse por todos los medios", señaló.