El desempleo de Filipinas se situó en el primer trimestre del año en más de catorce millones de personas, el 32,4 por ciento de la población activa de unos 37 millones de trabajadores, reveló hoy un sondeo oficial. La cifra es la más alta de la historia y representa un alza del 27,9 por ciento respecto al último trimestre de 2008, según los datos de SWS, la principal empresa de encuestas del país. En el estudio se incluye a aquellas personas que trabajan pero cuyos ingresos son insuficientes para llegar a fin de mes. SWS destacó que los números echan por tierra la tesis de la presidenta, Gloria Macapagal Arroyo, de que ha logrado crear empleos para los millones de filipinos expatriados que tuvieron que regresar tras ser despedidos de sus trabajos en el extranjero a causa de la crisis económica global. Filipinas, con una población de unos 90 millones de habitantes, tiene a otros diez millones de nacionales en el extranjero, cuyas remesas de dinero enviadas a sus familias engrosa el 15 por ciento del Producto Interior Bruto.