El déficit por cuenta corriente de la zona euro alcanzó los 3.900 millones de euros en el mes de octubre, frente al saldo negativo de 4.700 millones que se recogió en septiembre, según datos del BCE. Por otro lado, la balanza comercial aumentó considerablemente su superávit a los 7.500 millones de euros, desde los 1.900 millones previos.