Portugal podría tener que revisar sus estimaciones de déficit presupuestario de 2010 a más del 8% del PIB.

La estimación actual del gobierno luso es de alrededor del 7%.

Eurostat ha puesto en duda las cuentas públicas de Portugal, citando el impacto de la nacionalización del Banco Portugués de Negocios, además de los gastos relacionados con las empresas de transporte propiedad del Estado.