El dato preliminar del producto interior bruto de la zona euro del segundo trimestre que se publicará en la semana atenuará su contracción en términos trimestrales pero sufrirá una mayor caída interanual, según las previsiones de los analistas.