El gasto medio de los hogares japoneses ha caído en términos interanuales un 0,6% en noviembre, con lo que pone fin a las subidas consecutivas de los tres últimos meses. Así, las familias japonesas han gastado una media de 282.836 yenes (unos 2.481 dólares) durante el mes pasado, dando una mayor relevancia a la educación y la salud, y dedicando menos recursos a transporte y comunicaciones, vivienda y mobiliario. Las cifras de consumo doméstico publicadas por el Ejecutivo japonés coinciden con las previsiones del mercado. En concreto, el consumo ha caído en seis de las diez categorías analizadas, lideradas por la contracción del 12,9% de transporte y comunicaciones, y seguida por el gasto en mobiliario, que ha perdido un 1,6%, y el dedicado a vivienda, que ha cedido un 1,4%.