La cámara de representantes de Estados Unidos aprobó ayer un acuerdo a última hora para elevar el límite de endeudamiento legal del país.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó anoche un acuerdo de última hora para elevar el límite de endeudamiento legal del país, superando el mayor obstáculo para evitar una potencialmente catastrófica suspensión de pagos.

A sólo un día de vencer el plazo para que se aumente el límite de la deuda estadounidense, la aprobación de la iniciativa por 269 votos a favor y 161 en contra en la cámara controlada por los republicanos, allana el camino para la esperada aprobación en el Senado de un plan de recorte de déficit de 2,1 billones de dólares negociado el fin de semana.

Según el Departamento del Tesoro, EEUU ha llegado al límite del endeudamiento autorizado por el Congreso: 14,29 billones de dólares. Sin permiso para endeudarse más, el Gobierno se vería obligado a suspender pagos a partir de la medianoche de hoy.

El pacto ofrece al presidente Obama lo que era su mayor prioridad: la continuidad de pagos y un aumento de la deuda que permitirá que el Gobierno de EEUU siga funcionando hasta principios de 2013, después de las elecciones presidenciales.

Asimismo, el acuerdo permite que los republicanos centristas digan a sus votantes que impidieron los aumentos de impuestos y lograron una reducción de gastos, y permite que los demócratas centristas digan a los suyos que no habrá cortes drásticos en el Seguro Social y los programas de subsidios para gastos médicos.

Tal como está redactado, la mitad de los ahorros fiscales provendrán de cortes en el gasto militar, algo que vendrá ayudado por el fin de las campañas militares estadounidenses en Afganistán e Irak.