El Bundestag, cámara baja del parlamento alemán, aprobó hoy una reforma constitucional que le prohibirá a los 16 estados federados contraer nuevas deudas a partir de 2020 mientras que le deja al estado central, a partir de 2015, un margen del 0,35 por ciento del PIB. La ley, que todavía tiene que ser ratificada por el Bundesrat, cámara de representación regional, fue aprobada con 418 votos a favor, 109 votos en contra y 48 abstenciones, con lo que se alcanzó la mayoría de dos terceras partes, necesaria para una reforma de la carta magna.