Los beneficios operativos de RWE han aumentado un 18,4% en el primer semestre gracias a los mayores precios de la electricidad, pese una leve caída de las ventas. El beneficio operativo ha alcanzado los 4.450 millones de euros en los seis primeros meses del año, frente a los 3.760 millones del mismo periodo de 2006. Por su parte, el beneficio neto ha crecido un 58,5% hasta 2.630 millones de euros.