BBVA obtuvo un beneficio atribuido sin extraordinarios de 2.544 millones de euros en el primer semestre de 2009, lo que significa un descenso del 13% en relación al mismo periodo del año anterior, según un consenso de 21 analistas al que tuvo acceso Europa Press. El banco que preside Francisco González también registró un descenso del 12% en el resultado antes de impuestos en los seis primeros meses del ejercicio, hasta establecerse en 3.721 millones de euros.