El Banco Mundial revisó este jueves a la baja sus previsiones, estimando que el producto interno bruto caerá 3% este año, en lugar de -1,75% previsto antes, con "perspectivas cada vez más sombrías" para la s economías en desarrollo.