El banco francés Natixis, filial de las Cajas de Ahorro y de los Bancos populares, duramente afectado por la crisis financiera ligada a los préstamos hipotecarios de alto riesgo, intenta desde hace varias semanas convencer a inversores de países emergentes de que participen en su accionariado con motivo de una nueva ampliación de capital, según informa el vespertino 'Le Monde'. Los dirigentes de la institución financiera esperan así estimular su llamamiento al mercado por un total de 3.700 millones de euros que se lanzarán el próximo viernes 5 de septiembre durante un periodo de 13 días para poder paliar las pérdidas ligadas a las 'subprimes'.