El Banco de Japón ha anunciado este viernes que retirará 300.000 millones de yenes (1.900 millones de euros) del sistema financiero nipón, por un exceso de liquidez, tras las inyecciones masivas de fondos efectuadas desde el 16 de agosto.
El jueves, el tipo de interés a un día, aplicado en los préstamos que los bancos privados se conceden unos a otros, cayó al 0,35%, mientras el Banco de Japón intentaba mantenerlo a su nivel oficial de 0,50%. Entre el 16 y el 21 de agosto, el banco central nipón inyectó un total de 3,4 billones de yenes (unos 22.000 millones de euros) en el circuito bancario, para evitar una falta de liquidez. El Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal estadounidense también inyectaron en los últimos días grandes cantidades de dinero líquido para calmar los efectos de la crisis de los préstamos hipotecarios de riesgo en Estados Unidos.