Toshiro Muto, vicegobernador del Banco de Japón, ha dicho que prevé que la economía japonesa se ralentice, debido al descenso de la inversión en vivienda por la introducción de una legislación más dura para los permisos de construcción. No obstante, Muto, que probablemente suceda al actual gobernador Toshihiku Fukui, que dejará su cargo en marzo, reiteró la necesidad de ajustar los tipos de interés gradualmente para evitar riesgos futuros como una asignación inadecuada de recursos y cambios bruscos en el ciclo económico.