El 83% de los trabajadores aceptarían reducir su salario y su jornada laboral con tal de mantener su puesto de trabajo, según una encuesta realizada por Randstad a más de un millar de trabajadores. Las más predispuestas a este "sacrificio" temporal son las mujeres, que lo harían hasta en un 86% de los casos, frente al 80% de los varones. El aumento generalizado del paro entre los más jóvenes hacen de este colectivo el más proclive a recortar jornada y salario a cambio de mantenerse en su empleo, con un 86% de aceptación. Por su parte, los mayores de 45 años, que parecen los menos predispuestos a reducir su salario, llegarían a aceptarlo hasta en un 80% de las ocasiones.