El encarecimiento registrado por los carburantes y los combustibles en los últimos doce meses tiene la culpa de casi toda la subida del Indice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA), según el Ministerio de Economía. Fuentes del departamento que dirige Pedro Solbes han reconocido que el dato adelantado del IPCA, que sitúa la inflación española en el 4,7%, "no es bueno", aunque insisten en que prácticamente se debe a la subida de los precios internacionales de la energía. En este sentido, recuerdan que el precio del petróleo ha aumentado un 82% entre mayo de 2007 y este mes. El barril Brent costaba entonces a 67 dólares y este mes se sitúa en un precio medio de 122 dólares.