La textil catalana redujo sus pérdidas un 59,8% en 2009, hasta los 39,26 millones de euros, frente a los 59,2 millones de números rojos obtenidos en el ejercicio anterior, según informó hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La facturación del grupo, con sede en El Masnou (Barcelona), sufrió una importante caída, situándose el pasado año en los 65,6 millones de euros, frente los 117 millones de 2008. En el comunicado remitido a la CNMV, la empresa explicó que las cuentas de 2009 no incluyen los datos de Penn Elastic, cuya filial alemana -Penn Elastic GmbH- presentó insolvencia voluntaria de forma "unilateral" y sin el consentimiento de la matriz.