El sector energético latinoamericano tiene a largo plazo un gran potencial con China e India como socios estratégicos, según un informe difundido hoy por el Deutsche Bank. El informe, titulado El sector energético en América Latina. sostiene que China e India son para esa región "muy interesantes" por partida doble: como mercado para sus exportaciones energéticas y como inversores para cerrar los agujeros en la producción. "Si Bolivia, Ecuador y Venezuela mantienen el rumbo a la izquierda deberán alejarse del mercado estadounidense y diversificar sus exportaciones de gas y petróleo", sugiere el Deutsche Bank, que sitúa América Latina como opción a la necesidad de economías emergentes con India, China y Suráfrica de diversificar sus proveedores. China, que se aprovisiona en Angola, Arabia-Saudí e Irán, y con necesidades energéticas al alza, desempeña un papel cada vez más activo en el mercado energético latinoamericano y aspira, junto con India, a ocupar posiciones de liderazgo en el desarrollo de la tecnología energética.