El fabricante estadounidense de componentes para automóviles Delphi ha vendido sus negocios de suspensiones y frenos a la compañía china BeijingWest Industries, informó hoy la corporación norteamericana, que se encuentra en suspensión de pagos desde finales de 2005. Las divisiones de suspensiones y frenos de la compañía cuenta con una plantilla formada por unos 3.000 trabajadores, distribuidos principalmente en instalaciones de Polonia, China, México, Francia y Estados Unidos. La multinacional con se de en Troy (Michigan) considera estos negocios como no estratégicos y que su viabilidad y rentabilidad serán superiores si pasan a formar parte de una organización dispuesta a aportar capital a ambas actividades.