La entidad danesa ha registrado una pérdidas de 110 millones de euros (828 millones de coronas) en el segundo trimestre del año, frente al beneficio de 3.240 millones de coronas danesa del mismo periodo del año anterior. La pérdida de Danske Bank es peor de los estimado por los analistas que adelantaron unos números rojos por valor de 311 millones de coronas.