El grupo automovilístico alemán Daimler ha registrado unas pérdidas netas de 1.533 millones de euros en el tercer trimestre del año, frente a un beneficio de 868 millones de euros en el mismo período de 2003, como consecuencia de la venta del consorcio estadounidense Chrysler. Así, la venta del 80,1% de Chrysler al fondo Cerberus por 5.500 millones de euros, cerrada el pasado mes de agosto, ha supuesto a Daimler una carga extraordinaria de 2.600 millones de dólares originada principalmente por cambios en las condiciones de sus créditos fiscales.