La compañía sigue presentando síntomas de debilidad a pesar del significativo rebote de la zona de los 36,16 euros.
La acción intenta rebotar después de marcar un mínimo significativo en 36,16. Sin embargo, y pese a la ayuda de la elevada sobreventa acumulada, se muestra incapaz de consolidar por encima de la media móvil de 200 sesiones que perdió recientemente. En este contexto consideramos oportuno mantener el modo correctivo activado mientras el precio no muestre signos contundentes de giro al alza y recupere la zona comprendida entre el primer nivel de resistencia, 38,50, y la directriz bajista que parte de mínimos anuales. Por la parte inferior, más debajo de primer apoyo nos encontramos con una zona clave de apoyo comprendida entre la directriz alcista de largo plazo y el mínimo anual situado en 33,60.