La copresidenta del banco de inversión Morgan Stanley, Zoe Cruz, abandonará el uno de diciembre ese puesto, después de 25 años de trabajo en esa entidad y se convierte en la última víctima de la crisis de las hipotecas de alto riesgo o "subprime" en Estados Unidos.
El banco estadounidense anunció el relevo de Cruz en la noche del miércoles y ocurre después de que la entidad revelara a comienzos de mes que los ingresos de la compañía cayeron en 3.700 millones de dólares en septiembre y octubre, debido a la devaluación de las inversiones relacionadas con hipotecas de alto riesgo. La marcha de Cruz -de 52 años y casada con Ernesto Cruz, un ejecutivo del grupo Credit Suisse- sorprendió a los analistas pues estaba considerada como una de las mujeres más poderosas de Wall Street. Cruz, a quien muchos de sus colegas criticaron su estilo de liderazgo, según el diario The Wall Street Journal, se mantuvo en 2005, durante la batalla por el timón de Morgan Stanley, fiel al impopular consejero delegado Philipp Purcell, a quien sustituyó en el puesto John Mack. Morgan Stanley, que presentará resultados de su cuarto trimestre fiscal dentro de tres semanas, también anunció el nombramiento de Walid A. Chammad y de James P. Gorman como nuevos co-presidentes del banco de inversión. Cruz se ha convertido en la última víctima de la crisis de las hipotecas de alto riego, después de que también rodaran cabezas en Merrill Lynch, Citigroup y Bears Stears por la crisis crediticia. El pasado 14 de noviembre, Merrill Lynch nombró consejero delegado a John Thain, hasta entonces en ese mismo cargo en NYSE-Euronext. Thain relevó en el puesto al presidente y consejero delegado, Stan O'Neal, que cesó el pasado 30 de octubre, apenas unos días después de que la entidad informara que había cerrado el tercer trimestre con una pérdida de más de 2.000 millones de dólares a causa de la crisis crediticia. El puesto de consejero delegado de Citigrupo quedó vacante el pasado 4 de noviembre con la dimisión de Charles Prince, dos semanas después de que el mayor banco de Estados Unidos anunciara una caída del 57% de sus beneficios en el tercer trimestre por la crisis crediticia, lo que representó el mayor descenso en los últimos tres años.