Red Bull Company ha sido condenada por un tribunal británico a pagar una multa de 319.733 euros por haber incumplido entre 1999 y 2006 las leyes británicas que regulan las obligaciones de algunas grandes empresas de pagar lo que cuesta el reciclado de los residuos que producen.