Inmobiliaria Colonial ha reclasificado 1.550 millones de deuda de su préstamo sindicado de 6.409 millones de largo a corto plazo, aunque estima posible que esta financiación vuelva a reclasificarse a largo plazo en el marco del plan estratégico que está desarrollando actualmente, informa la compañía en un hecho relevante. El préstamo sindicado que Colonial firmó con Goldman Sachs, Eurohypo, Calyon y Royal Bank of Scotland establece condiciones de amortización anticipada en el caso de que la cotización media de Fomento de Construcciones y Contratas, en la que la inmobiliaria posee un 15%, alcanzase un determinado nivel en combinación con el porcentaje de deuda neta sobre el valor bruto de los activos de Colonial, lo que ocurrió durante marzo, propiciando que los bancos acreedores pudieran amortizar anticipadamente 1.550 millones de la deuda.
Por este motivo, tras recibir una dispensa temporal (waiver) por parte de los bancos acreedores de la claúsula de amortización anticipada, Colonial ha decidido reclasificar esta cantidad de su deuda como exigible a corto plazo, explica la compañía. Recientemente fracasaron las negociaciones para la venta de Colonial al fondo dubaití ICD, dejando en el aire el futuro de una compañía acuciada por una deuda cercana a los 9.000 millones de euros, y con numerosas acciones pignoradas por sus principales accionistas, Nozar (con un 12,2% según la CNMV), y el ex presidente Luis Portillo (34,1%).