El grupo inmobiliario Colonial - resultante de la fusión entre Inmocaral y Colonial - ha cerrado los primeros nueve meses del año con un beneficio atribuible de 356,8 millones de euros, un incremento del 7,2 por ciento sobre el mismo periodo de 2006. La empresa señala que este resultado recoge la entrada en balance de su participación del 15 por ciento en la constructora FCC y la adquisición de Riofisa a principios de agosto.
Según datos aportados por la empresa a la CNMV, la cifra de negocio obtenida en ese periodo ha sido de 629,4 millones de euros, mientras que el beneficio operativo antes de intereses ha alcanzado los 662,6 millones de euros, impulsado por la favorable evolución del negocio de alquiler y la revalorización de inversiones inmobiliarias. Los ingresos obtenidos por alquiler se han elevado a 228,6 millones de euros, mientras que la cartera de inmuebles para alquiler a 30 de septiembre sumaba 4,2 millones de metros cuadrados, de los que 1,6 millones estaban alquilados y el resto en fase de desarrollo. Futuro Colonial destaca que sus proyectos en desarrollo (fundamentalmente parques empresariales y logísticos y oficinas ubicadas en zonas periféricas) suponen una inversión cercana a los 1.300 millones, con unos ingresos estimados por ventas de 1.484 millones. De cara al futuro, la compañía se considera 'favorablemente posicionada para afrontar el actual momento de mercado gracias a la estrategia seguida en los últimos años', en los que ha reducido su exposición al negocio residencial.