Hace apenas una semana escribí en esta misma sección sobre los mercados emergentes asiáticos, como una buena alternativa para aquellos inversores con un perfil de riesgo decidido. Si acotamos el terreno y buscamos alternativas de inversión a nivel país, Tailandia y China son de los mercados que ofrecen una mejor combinación en términos de valoración bursátil y fundamentos macroeconómicos.

La escasa oferta de fondos de inversión registrados en la CNMV que invierten en el mercado tailandés, hace que me centre en algunas alternativas de inversión a través de fondos en el mercado chino.

En términos económicos, China parece haber superado el bache registrado durante gran parte del año 2012. Las cifras del último trimestre del año pasado arrojan una aceleración de la tasa de crecimiento del PIB (7,9% interanual frente al 7,4% del trimestre anterior), algo que no sucedía desde el año 2010. El consenso del mercado prevé que el ritmo de crecimiento aumente de forma paulatina hasta superar con creces la barrera del 8% interanual durante la parte central de este año, en gran parte gracias al dinamismo esperado para la demanda interna, debido a las políticas fiscales orientadas a impulsar la inversión con el fin de compensar la pérdida de empuje de la demanda externa. Otro aspecto importante es que la inflación sigue controlada (en torno al 2%), por lo que la política monetaria del banco central debería seguir siendo acomodaticia, al menos durante gran parte de este año y con permiso del precio de las materias primas (el banco central chino ya ha advertido recientemente de los riesgos inflacionistas derivados del impacto que pueden tener las políticas monetarias extremadamente expansivas de los bancos centrales de las principales economías del mundo sobre las materias primas).

Asimismo, en términos de valoración, el índice de referencia chino se sitúa en los primeros puestos de los mercados asiáticos, fundamentalmente debido al peor comportamiento que ha registrado desde el año 2009 frente al resto de índices de referencia del mercado asiático (el índice Shangai A acumula una revalorización desde enero del 2009 del 24,3%, frente a ganancias superiores al 200% de los principales índices de Indonesia y Tailandia, o por encima del 100% en el caso de la India y Malasia), mientras que la recuperación de las perspectivas económicas está provocando la revisión al alza de los beneficios empresariales estimados por el consenso de analistas (además de China, también se revisan al alza en Japón y Tailandia).

En definitiva, la renta variable asiática puede ser uno de los activos estrella de este año, y dentro de Asia, el mercado bursátil chino cuenta con muy buenas opciones para colocarse la medalla de oro en 2013, tanto por valoración como por perspectivas para la propia economía. Con el fin de que aquellos inversores más decididos y que compartan esta visión puedan materializar la inversión, en el gráfico adjunto os muestro algunas de las mejores alternativas para invertir en el mercado chino mediante fondos de inversión.


Evolución desde el año 2009 de los fondos de Fidelity y Schroder “Greater China” y comparativa con el índice MSCI Golden Dragon


 
Fuente: Allfunds Bank.