Los accionistas de China Eastern han rechazado la venta del 24% de la aerolínea a Singapore Airlines (SIA), lo que despeja el camino a Air China para presentar su contraoferta y convertirse así en la compañía aérea más grande del país. SIA, aliada con el brazo inversor del Gobierno de Singapur, Temasek, ofrecía comprar casi la cuarta parte de la tercera aerolínea china por 918 millones de dólares (624 millones de euros. Por su parte, la matriz de Air China, China National Aviation Corporation (CNAC), había lanzado ofertas en dos ocasiones.